¿Por qué no tengo un hueco en esta sociedad?

ParaLlorarNota del Blogger: Realmente, la situación a la que han conducido las políticas equivocadas de los gobiernos de los últimos años a los trabajadores de este país es indignante y preocupante. Ya les es difícil encontrar un puesto de trabajo digno a los jóvenes por muy preparados que estén (muchos de los cuales tienen que emigrar a otros países para encontrarlo), pues no digamos de los trabajadores que han superado la barrera de los 40/50 años! Tarea casi imposible!!!

Para cuando empezarán a pensar los gobernantes en estas personas? Parece que el futuro laboral en este país solo nos depara empleos precarios, mal remunerados y en muchas ocasiones sin dar de alta en la Seguridad Social o dándolos de alta por unas horas aun realizando éstos la jornada completa. Da risa (o pena) el ver como salen los miembros del gobierno llenándosele la boca de lo bien que están llevando la crisis del paro o de los miles de puestos de trabajo que están creando. Puestos que son en su mayoría poco estables y donde la precariedad laboral es la que reina. 

Pues nada, que paso a reflejar aquí, la carta que escribió una de estas personas a la que me enorgullezco en conocer al diario “El Periódico” y que fue publicada el jueves 14 de enero de 1916 en su sección “Entre todos”. Espero que la leais y os invito a reflexionar…

* * *
Carta de un parado de 46 años: ¿Por qué no tengo un hueco en esta sociedad?

Jueves, 14 de enero del 2016 – 11:08 h

Muy lejos de ser un tópico es una de las muchas realidades que estamos sufriendo hoy día muchos de nosotros; a mis cuarenta y seis primaveras me encuentro en una situación que nunca imaginé; estar sin empleo desde los cuarenta y uno.

He llevado personalmente el CV,lo he modificado varias veces, estoy en varias páginas de empleo por internet, inscrito en agencias públicas y privadas de colocación; los que me conocen saben en la situación que estoy, una serie de herramientas que imagino también habréis utilizado. En esta situación nos hacemos muchas preguntas sin obtener respuesta; alguna lo que hace aumentar nuestra desesperación y nos eleva la ansiedad. Preguntas como: ¿Por qué no tengo un hueco en esta sociedad? ¿Qué he hecho yo para merecer esto? ¿Sirve de algo lo que estoy haciendo? ¿Por qué no me llaman?

Eres lo más cuestionado, pero por ti mismo. Estas preguntas y afirmaciones son el fruto de cómo uno se siente después de utilizartodo lo que el sistema supuestamente nos da para hacernos más accesibles a ese empleo que nunca llega. La impotencia es tal que te llegan a pasar auténticas locuras por la cabeza, no ves salida ninguna, pero la mayoría de nosotros nos sobreponemos a ello y no las llevamos a cabo. Me considero joven, con ganas de trabajar, con una dilatada experiencia laboral, con más o menos estudios, pero con conocimientos que sólo con el tiempo se adquieren, con las ideas muy claras, y con las ganas más grandes del mundo de aprovechar esa oportunidad ,no pierdo la esperanza, pero soy consciente de que a partir de los cuarenta no somos lo suficientemente atractivos para las empresas.

Laboralmente hay varios grupos en los cuales por la edad hay una serie de descuentos y/o ventajas para las empresas, y los que nos corresponden a nosotros son insuficientes para que seamos ‘apetecibles’ laboralmente hablando. Cuando hablan del desempleo en los medios siempre oímos hablar de :

– el paro juvenil.

– el primer empleo.

– la prejubilación.

Pero, ¿qué hay de nosotros, los que tenemos de cuarenta para arriba? Apenas nos mencionan. Somos muchos y valemos mucho, solo pedimos una oportunidad, que nos permitan reciclarnos (no pasar preselecciones o presentar certificados para acceder a cursos). Todos tenemos ese derecho, sino como vamos ha hacerlo, pagándonos el reciclaje con un dinero que no tenemos? Creo que el presupuesto dedicado a política social en concreto el de formación y empleo podría ser más equitativo y justo con nosotros. De esta manera las posibilidades de tener esa oportunidad que tanto ansiamos y deseamos serían mucho mayores.

Mis palabras no son más que los sentimientos de una persona que día a día las pasa muy mal para salir adelante, espero que algún día esta carta pueda ser leída por todos vosotros y podamos compartir todo esto que tanto nos afecta pero que tanto nos une.

alicante-actualidad-parados-jrmora

Fuente: El Periódico

Tags: , , , , ,

Aún sin comentarios

Escribir un comentario